God cannot be known by the outgoing faculties, by the intellect or the vital airs called the pranas. He can be known only by the soul: like alone can know the like. When is the soul liberated? When it is analysed from mind and the outgoing faculties.

Sant Kirpal Singh

Escrito por Sant Kirpal Singh el 18 de julio de 1964 en el aniversario del nacimiento de Hazur Baba Sawan Singh

 

Hazur Baba Sawan SinghQueridos hijos de la luz,

Les envío mis saludos más cordiales en la auspiciosa ocasión del cumpleaños físico de Hazur Baba Sawan Singh Ji. Para mí el Maestro no ha nacido, ya que es Dios en el Hombre. El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros para guiar a la humanidad infantil de regreso al hogar de nuestro Padre. Él viene no sólo a despertar a las almas encarnadas, sino a revelar al Dios en ellas, que controla nuestras almas así como todo el universo.

Su trabajo es reunir a todos los hijos de Dios y unir sus almas al Poder de Dios-en-expresión - el sagrado Naam o el Verbo - ya existente en nosotros. Cuando uno recibe la iniciación, Él reside dentro de él, lo cuida y nunca lo deja hasta que lo une con el Sat Naam - el Sat Purusha -el verdadero Padre que a su vez lo absorbe al Innombrable - el Anami.

Sat Purusha o el verdadero Padre se manifestó en Hazur Baba Sawan Singh y nos dio un contacto con la realidad - la Luz y la Música de todas las armonías – – que elevan nuestras almas al Innombrable - el Dios Absoluto de donde emanó. Nos dijo que la verdad está por encima de todo, pero que la vida verdadera impregnada de amor está por encima de la verdad. Demostremos ser dignos de nuestro Padre en el cielo. Que nuestros corazones clamen por la unión con el Señor con las palabras de Mira:

Ruego por encontrarTe Amado, ¿cuándo Te reunirás con Tu humilde sierva, Mira?
Como el amanecer en su belleza, salgo cada día, a buscarTe.
He pasado años en busca de Ti, mi Amado.
Mis ojos se afanan por verTe.¿Cuándo, oh, cuándo vendrás, mi Amado?
Dentro de mí arde el dolor del anhelo y el amor por Ti.Y yo vago a lo largo y a lo ancho.
Llorando me pregunto ¿Quién curará mi corazón herido?
Mi angustia, ¡ay! Se hace más grande.
¡Cada día, mi anhelo crece, clamo por Aquel que puede curar mi corazón!

 

Volver