We are all lovers, devotees of a higher power, thousands of lovers, but the Beloved is one for all. He whom we desire is the beloved of the whole world and is the one God for all men, not specifically for Muslims only, or for Hindus only, or for Christians only.

Sant Kirpal Singh

Del libro "Jap Ji; El mensaje de Guru Nanak" escrito por Sant Kirpal Singh


Estos beneficios pueden agruparse en los aspec­tos físico, moral, mental y espiritual de la comu­nión interna.

El Naam mantiene a la mente y al cuerpo en un es­tado de equilibrio. En su devoto reina la paz y las ramificaciones de la mente quedan eliminadas para siempre; las pasiones cesan de ha­cer de la mente su presa; el cerebro obtiene un bálsamo apaciguador; acaba con la prisa destructiva y con ella se van todas las tensiones nerviosas, las presiones y fatigas mentales. El Verbo inmuniza contra todas las aflicciones y dolores corporales y mundanos. Al retirar la atención hacia adentro, la mente se aquieta y el alma se libera de todos los conflictos mentales. Hasta el mismo sentido de ego­ísmo que es la enfermedad mas vieja, se pierde en la nada, y con él llega a su fin la danza perpetua de ir y venir al mundo e irse de el. El proceso de la transmigración del alma no es sino el acompañante natural de la afirmación del propio ser o egoísmo.

Gurú Nanak dice:
Siempre que uno sostiene  el pequeño ego,  al "yo", como ser quien hace las cosas, está asumiendo el eterno papel de un agente siempre activo respon­sable de sus acciones, y queda atrapado en la in­trincada red de la transmigración.
Gauri Sukhmani M.5

 

La eliminación del egoísmo es el único remedio para la liberación del interminable ciclo de naci­mientos y muertes. Es una prueba clara de quienes han realizado la unión indisoluble con la Divinidad Eterna,  la corriente espiritual difundida en el mundo. Todos los trabajos y esfuerzos hechos para la total eliminación del propio ego van en la dirección correcta.

A esto se le llama descarcelamiento del alma de los hechos de la vida y emancipación de todo lo que es mundano. En una palabra, el secreto reside en des­personalizar al alma de todo lo que es personal en ella, porque entonces uno ataca la raíz de todo lo maligno. La gran cantidad de recetas para lograr esta pérdida de la "conciencia del yo"  con que el mundo  está  hoy  inundado,  no  logra  hacer  que alcancemos la meta de la liberación; pues con tales métodos, el ego se alimenta, su fuerza es cada vez mayor y no se destruye.  A menos que uno se con­vierta en un cosciente colaborador del plan di­vino, no puede llegar a eliminar al ego.

El mismo hecho de que existimos nos hace querer comprender el proceso de la vida.  ¿Cómo y de dónde hemos llegado a existir y qué sucede después de la muerte?  El descubrimiento de la teoría de la evo­lución por la ciencia moderna no nos satisface ple­namente, pues trata solamente del aspecto físico y no da cuenta de los planos mas elevados de manifestación,  que  son los espirituales.  Los  antiguos sabios se dieron cuenta de que no podía haber evolución sin involución.  El hecho de que algo no puede salir de la nada, prueba que la involución debe preceder a la evolución.  Para conocer esto ultimo, debemos comprender lo primero, igual que para conocer el efecto tenemos que conocer la cau­sa.  Ambos son inseparables.

El cuerpo burdo no lo es todo.  Tiene adentro otros dos cuerpos sutiles, el astral y el mental, que están compuestos de materiales mas finos y menos destructibles. Estos cuerpos consisten de mente o intelecto y del sentido del pequeño ego  "yo". En ellos están almacenadas las impresiones recogidas en varias vidas. Unicamente estudiando al ser huma­no interno se comprende el misterio de la evolución. El alma está perpetuamente luchando por abandonar el cautiverio de la materia y de la mente y remon­tarse  hacia  Dios,  de  quien  emanó.  Esta  lucha termina  solamente  cuando el alma se eleva por encima de las tres regiones, la física, la astral y la causal, y pierde todo sentido de egoismo, que es la causa de la transmigración.

Huxley afirmo:
Como la doctrina de la evolución misma, la de transmigración tiene sus raíces en el reino de la realidad. Nadie, sino pensadores  impacientes, la rechazaran aduciendo que es un absurdo inherente.

 

La eliminación del "yo" no puede lograrse sino mediante la comunión con el Shabd, el Verbo, como queda evidenciado por las palabras del Maestro.

El dice:
1)¡0h, Nanak!, con el favor del Gurú fuímos sal­vados y el ego se consumió en la comunión con el Shabd (Verbo).
Wadhans War M.3

 

2)En el egoismo se esta consumiendo la gente del mundo, girando en el ciclo interminable de nacimientos y muertes. Los ignorantes (los que están apegados al carácter rastrero de la mente), no realizan el Shabd. Se irán al otro mundo como seres deshonrados.
Siri Rag M.3

3)El mundo entero se extravía en la afirmación egoista del "yo". Sin el Shabd (Verbo), no puede haber liberación del ego. Oh, Nanak, mediante la comunión con el Naam, el ego queda destruído y se logra la unión con el Señor Verdadero.
Asa  M.3

 

4)En la desdicha y en el placer, el mundo está firmemente atascado, todos sus actos están guiados por la afirmación del egoismo. Sin el Shabd (Verbo), la superstición no puede tener fin y no se puede perder el ego.
Siri Rag M.3

 

5)Todos los deseos y apegos se queman con el Shabd. Un Gurmukh halla internamente la luz celestial.
Ramkali M.l

 

La verdadera renunciación interna llega únicamente a través de la comunión con el Verbo. La naturaleza, con todos sus efímeros encantos, deja de atraer al que renuncia. Al renunciar a todas las cosas, penetra en el espíritu omnipresente; su apego a lo que le rodea se elimina y su esclavitud a la materia termina. De esta forma, ya no le esperan más nacimientos y muertes, y en adelante, la vida de los sentidos y el encanto del mundo dejan de fascinarle en su camino hacia el Señor.

El Maestro dice:
Con la saturación del verdadero Shabd (Verbo), el hombre realmente renuncia al mundo, y así ter­mina su ir y venir.
Maru M.3

El desapego también se logra únicamente con la ayuda del Shabd. Cualquier cosa que se haga, se hace tan sólo por el sentido del deber sin vincularla al fruto que pueda dar. La. raíz de toda desdicha está en el hecho de que estamos apegados. Quedamos atrapados por todo lo que hacemos debido a nuestra imposibilidad de desapegarnos de todo. De­bemos reservarnos el poder de permanecer desapega­dos de todas las cosas, por muy apreciadas que pue­dan ser o por mucho que las anhelemos.

Trabaja constantemente. Trabaja, pero no te ape­gues al fruto. Aprende así el secreto del traba­jo.
Gita

 

¿Que es lo que nos ayuda a adquirir el poder de desapegarnos? Nada mas que la comunión con el Verbo.

 

 

El Maestro habla de esto en forma muy bella dicien­do:
Desapegado es sólo aquél, que se une con el "Shabd.

Majh M.5

Y también:
El alma acaba llenándose hasta el bor­de con el flujo de vida del manantial de todo, lo que la hace más sutil cada día. Esto le permite elevarse hasta los planos espirituales más altos, hasta alcanzar su meta divina en Sach Khand. Aquí, habiendo traspasado los confines de la aniquila­ción en el Prayala (disolución) y Maha-Prayala (la gran disolución), logra la unión completa con el Sin Forma.

 

Ahora, el ser humano está dotado de todos los poderes más elevados y sobrenaturales. Conoce el espíritu de las Escrituras, el secreto de la comu­nión, el misterio del ser y de Dios, y se convierte en la morada de todas las virtudes. Está rebosante de alegría a la hora de la muerte, a diferencia de otros que están en espantosa agonía en ese momento, ya que se ha acostumbrado a retirar a voluntad las corrientes de vida del cuerpo, y está libre de toda la aflicción que acompaña el proceso de la muerte.

Este proceso de retirar el espíritu del cuerpo físico, es el que prescriben todos los Santos y es absolutamente necesario para que un principiante tenga acceso a los planos más elevados.

Gurú Nanak declaró:
El hogar al que tienes que llegar después de la muerte,
tienes que alcanzarlo retirando tu espíritu del cuerpo durante tu vida.
Siri Rag M.l

Nanak, muere (retira tu espíritu) mientras estés vivo,
esta es la yoga que debes practicar.

Suhi M.l.

 

Dadu afirmó:
Dadu  muere (retira tu espíritu)  antes de que estés muerto.
Todo hombre muere de modo acos­tumbrado.

Aprende a morir para que puedas empezar a vivir.
La Biblia

 

Muere (retira tu espíritu) antes de que estés muerto.
El Coran

 

 

 

 

 

Maulana Rumi ha definido bien lo que esta muerte significa, declarando:
Muere, ¡oh amigo!, antes de que estes muerto, si quieres vida imperecedera.
Sólo con una muerte así, Adris (un Santo) alcanzó el cielo antes que nosotros.
Te has esforzado mucho, pero el velo de la mate­ria aún no se ha desgarrado,
porque la muerte que era real no la pudiste alcanzar.
Mientras no mueras, no puede terminar tu ir y ve­nir.
Hasta que no asciendas al peldaño más alto de la escalera, no podrás llegar al tejado.
Lo mismo que si un hombre sube únicamente 98 de los escalones de la escalera,
no puede llegar al techo.
O igual que un hombre que tiene nada más que 99 metros de cuerda,
no puede sacar agua de un pozo de 100 metros de profundidad.
Mientras no retires completamente tu espíritu del cuerpo,
se prolongará el ciclo de nacimientos y muertes.
¡Que la luz llameante de tu vela (alma) se pierda en la luz del amanecer!
Mientras nuestras estrellas no se oculten, ténlo por seguro,
el sol sigue también  quedando fuera del alcance de la vista.
De la misma forma, ¡oh, hombre sabio!,
el Señor no aparece si el velo de la materia no se rasga.

Por tanto,  elige la muerte, y de esta manera rasga y quita el velo.
Esta muerte no es la muerte que te lleva a la sepultura,
es únicamente el retiro del espíritu, un cambio para darte una vida ascendente.

Mustafa dijo al buscador de la verdad: "El quiere verte muerto para que puedas tener vida imperece­dera.
Para que mientras vivas, puedas moverte en la tierra y cuando mueras, tu alma pueda volar a los cielos.
El alma tiene su hogar en los altos cielos; si una vez se retira, no le espera la transmigración.
Por haber aprendido a retirar su espíritu estan­do vivo,
esta muerte no puede concebirse como una mera posibilidad.
En tanto no mueras, ¿qué beneficio puedes obte­ner?
Ve y muere, para que puedas cosechar el fru­to de tu vida terrenal.
El misterio de morir antes de la muerte es éste, que con esa muerte desciende la gracia del Señor.“

Kabir manifestó:
La muerte que hace estremecer al mundo entero, es para mí bienvenida;
Me regocijo, pues es la precursora de paz y alegría perfectas.
Shalok-Kabir

Quien así queda liberado va a reunirse con la muerte a más de medio camino. Al momento de dejar el cuerpo, él mismo retira alegremente las corrien­tes del espíritu hacia adentro, puesto que se ha acostumbrado a hacerlo como una rutina diaria. Una muerte así no va acompañada de dolor o desdi­cha que le esperan a todos los demás en el último momento. Las escrituras hindúes describen el dolor al dejar el cuerpo, como el que producen miles de alacranes picando al mismo tiempo. Los musulmanes lo comparan con el dolor que se sentiría al hacer pasar una rama espinosa a través de todo el tra­yecto digestivo desde el recto hasta la boca.

Por supuesto que todos, en alguna ocasión, hemos sido testigos oculares de las angustias de la muerte junto al lecho de un moribundo. Por último, uno logra acceso a la mansión de Dios, y así se salva por medio de la comunión con el Shabd (Verbo) y queda capacitado para ayudar a muchos otros a alcanzar las alturas más elevadas de la espiri­tualidad.

A la aplicación de esta practica se le llama "surat shabd yoga" o yoga de la corriente del so­nido, la comunión con el Señor Divino. Es el único medio efectivo prescrito por Gurú Nanak, para que el alma quede liberada de la esclavitud de la men­te y la materia, y para que llegue a una completa unión final con el Señor.

Dice así:
Vive en el mundo sin contaminarte, tal como una flor de loto que emerge del charco enlodado, o co­mo el ave marina que se remonta en el aire con las alas secas. ¡O Nanak! La surat shabd yoga   (comunión del alma con el Verbo) es el único medio para cruzar a salvo el interminable océano de la materia; sinto­nízate con ella.

 

Sin el contacto con el Shabd, no puedes encon­trar al Señor Dios y tu venida al mundo ha sido en vano.

Sin el Shabd nadie puede alcanzar la meta divina.

Todos los esfuerzos que se hagan para afianzar la comunión con el Shabd (Verbo), son esfuerzos bien dirigidos.

El Gurú Granth Sahib sostiene esto ampliamente:
Cuando se comulga con el Shabd, se encuentra al Señor.
Todos los esfuerzos del individuo en esta dirección son coronados de éxito.
No existe otro camino que éste.

 

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar